"Todas las felicidades se parecen, en cambio los infortunios tienen cada uno su fisionomía particular"

miércoles, 29 de junio de 2011

No hay título posible

Vistió de gris durante mucho tiempo, hasta que ya no pudo soportar el hedor que exhalaba un color tan de muerte. Y por qué?  Nadie lo sabe, nadie se lo pidió y tampoco lo supo nunca. Finalmente, gloriosamente y no sin esfuerzo mandó a tomar  por culo al color gris y poco a poco, trabajosamente el arco iris se fue vislumbrando a lo lejos.
Se sentaba a observarlo despacito, con temor casi y a veces se decía: ahí está, lo hice, solo me queda meterme adentro. Y se fue metiendo, de a poquito a poco y aun sin saber muy bien por qué ni para qué. Y cuando miró atrás vio que una soga lo amarraba al suelo y se hizo un lío tremendo: no sabía si esa soga era para bien o para mal, no sabía qué hacer con ella; tan pronto quería cortarla, como se decía: qué haces?..., eso es lo que te sujeta al mundo.
Y se dio cuenta de que no estaba todo resuelto, que las dudas y el miedo acechaban y que no sabía muy bien qué hacer.
Lo único que supo, y con absoluta certeza, que nunca más volvería a vestirse de gris. 

1 comentario:

  1. las sogas para los masoquistas. A tomar por culo todo ya,hombre.

    ResponderEliminar